domingo, noviembre 03, 2013

LOS MALOS TRATOS EN PAREJAS HOMOSEXUALES


El maltrato y la violencia, psicológica, física, o sexual en el ámbito de las relaciones afectivas  no es un hecho exclusivo de las relaciones heterosexuales, sino que es una realidad que alcanza igualmente a las relaciones afectivas entre  personas del mismo sexo pero que no del mismo género. 
Aquí, se dan exactamente los mismos parámetros que en cualquier caso de violencia de género: violencia como ejercicio de poder, con el objetivo único del abusador/a de dominar, someter y controlar a la víctima.  Para ello, se vale de idénticos medios al objeto de reducir, anular y mermar la voluntad de la pareja tal y como ocurriría en el caso de violencia en pareja heterosexual.
En la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, se contempla expresamente la violencia de los hombres hacia las mujeres en el marco de sus relaciones afectivas, obviando otro tipo de relaciones que quedarían por tanto encuadradas en el ámbito de la violencia doméstica y no en el de violencia de género.

No obstante lo anterior, si tu pareja te maltrata, aunque sea de tu mismo sexo, no dudes en denunciar si fuera necesario. Es frecuente que los jueces, a la vista de esta circunstancia apliquen, por analogía, un principio del Derecho que establece "donde hay la misma razón legal debe existir igual disposición de derecho" y así juzgar como si de un caso de violencia de género entre parejas heterosexuales se tratara. 

Ya en el año 2007 conocí un caso donde una mujer agredida (apuñalada) por su pareja, también mujer, tuvo orden de alejamiento y alojamiento en casa de acogida.                                                                                      
                                                                        

ENTRADAS MAS POPULARES EN LA ÚLTIMA SEMANA

ARCHIVO CRONOLÓGICO