domingo, septiembre 16, 2012

VIOLENCIA CONTRA LOS NIÑOS. Diario El País


Reclaman la condición jurídica de víctimas para los hijos de maltratadas

En un hogar lastrado por la violencia machista, todos sus inquilinos la sufren, salvo quien la ejerce. Desde esta premisa, la ONG de infancia Save the Children ha reclamado hoy la condición jurídica de víctimas también para los hijos de las mujeres maltratadas, a quienes en la actualidad solo se considera testigos de las agresiones y se les trata como circunstancias añadidas a la situación de sus madres. “Los niños son considerados objetos de protección, pero no se les presta una atención específica”, ha advertido la delegada de la organización en Euskadi, Eva Silván.
La ONG ha presentado en Bilbao su informe En la violencia no hay una sola víctima, una radiografía de la atención que en Euskadi se presta a los hijos de las mujeres maltratadas por sus parejas. El estudio, “más cualitativo que cuantitativo”, alerta sobre la falta de recursos humanos y materiales para atender a los menores. “Las instituciones dan muchas veces por hecha la capacidad de adaptación de los niños a las distintas situaciones, sin tener en cuenta que siempre hay un impacto y que sus secuelas pueden permanecer ocultas o disfrazadas”, advierte Silván.
Las mayores carencias, según Save the Children, se dan en el ámbito judicial, desde el que resulta difícil identificar a los niños como víctimas si no existen lesiones físicas visibles. Las mujeres que han sufrido violencia machista tienen un tratamiento jurídico, mientras que los menores suelen ser derivados a los recursos sociales, que “en muchos casos cuentan con limitaciones”. La atención específica se limita a los hijos de las mujeres que están en centros de acogida, si bien “muchas veces los servicios no cuentan con tiempo suficiente para realizar la intervención necesaria”.
El informe, accesible en Internet (savethechildren.es savethechildren, se elaboró entre finales de 2011 y comienzos del presente año, y establece una serie de recomendaciones para las instituciones vascas, entre las que destaca, además de la propia consideración de los niños como víctimas directas, la elaboración de protocolos para detectar a este tipo de menores. Asimismo, reclama un refuerzo de los recursos destinados de forma específica a los hijos, así como la dotación de lugares seguros de juego, ocio y estudio.La atención psicológica, por otro lado, es el servicio que más se presta a los menores, a pesar de que “son pocas las Administraciones que tienen contenidos específicamente diseñados” para las necesidades del colectivo. Además, la ausencia de registros con datos de los niños que acuden a los servicios de atención a las víctimas de la violencia machista es generalizada. Por eso, desde la ONG reclaman un “aumento de los recursos económicos y humanos, así como una formación especializada de los profesionales”.
Pese a las carencias reveladas, Silván no ha dudado en reconocer que la situación en Euskadi es mejor que la que soportan otras comunidades españolas, gracias al esfuerzo realizado en los últimos años. El estudio recoge que cada vez existe una mayor concienciación sobre este problema entre las Administraciones, aunque matiza que resta mucho camino aún por recorrer “para garantizar una respuesta adecuada”. En concreto, se valora el trabajo coordinado entre algunas instituciones, además de los avances legales producidos desde la aprobación, hace un lustro, de la Ley de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género.
A la presentación del informe, de hecho, han asistido la directora vasca de Atención a las Víctimas de la Violencia de Género, Mariola Serrano, y su homóloga de Política Familiar, María Dolores García, quienes han ensalzado el trabajo desarrollado por el Gobierno de Patxi López. Ambas han tomado parte en una exposición que ha presentado la pediatra Maite Aranzábal, miembro también del patronato de Save The Children.

ENTRADAS MAS POPULARES EN LA ÚLTIMA SEMANA

ARCHIVO CRONOLÓGICO