martes, enero 17, 2017

¿EL AMOR TIENE LIMITES?

EL AMOR Sí TIENE LíMITES

¿Quién se inventó aquello de que el amor- mal entendido- no tiene límites? Siempre debe tenerlos. Nos va la vida en ello, literalmente. ¿Cuántas personas enferman incluso, mueren de amor? ¿Cuántas enfermedades de todo tipo tienen un origen psicosomático que se genera a causa de una disfunción emocional resultando de un desengaño, de una mentira, de un maltrato permanente, de una manipulación, de no querer ver la situación que nos rodea? Muchas. Demasiadas, tal vez. Por ello, el límite y el remedio a los malos amores está solo en la conciencia, en el balance emocional para el que, en general, no hemos sido educados. 
Un balance emocional implica capacidad de cuestionamiento interno y de diálogo permanente con nuestra pareja.
No desde la inquisición ni desde la obsesión, sino más bien desde la dignidad, la apertura, la pregunta amable, la ternura y el deseo de bien común. Aunque también a veces sea necesaria la confrontación firme para quitar disfraces a realidades incómodas en la que, sin darnos cuenta para evitar el dolor, nos acabamos camuflando y perdiendo. 
Probablemente, el amor maduro y consciente combina el amor propio con el amor al otro. Amarte a ti no implica anularme destruirme a mí. Mi amor por ti no justifica mi abandono ni mi sacrificio existencial por mucho que el entorno la historia haya repetido hasta la saciedad que así debe ser. Por ello, no puede haber el tan necesario balance emocional sin amor propio, sin respeto alguno mismo.  
Amar es construir una realidad conjunta basada en la responsabilidad, el respeto, el proyecto y al visión de futuro y los anhelos que hemos ido trenzando. Amar no es soportarlo todo al precio del sacrificio de la propia vida. Un amor que exija una contraprestación el propio sacrificio intelectual e incluso existencial no es amor, sino esclavitud disfrazada de exigencia romántica, resignación, vestida de paz barata e incluso, conflicto instalado de manera permanente y asumido como el escenario cotidiano. Todos ellos contextos ideales para la depresión, la abulia vital y el abandono existencial a largo plazo.
Luego, amor no es resignación eterna, vulneración de principios, sumisión, descalificación o engaño. Los límites del amor están en nuestro amor propio, en nuestra dignidad. 
                                                            Alex Rovira. La buena vida.

miércoles, enero 11, 2017

LA VIOLENCIA DE GÉNERO: Ese juego perverso

Una de las características de la violencia de género es la falta de la relación lógica entre la causa y el efecto de la agresión a la mujer.
Frecuentemente las mujeres, a las primeras manifestaciones de violencia por parte de su pareja y con el fin de salvar la relación reaccionan tratando de encontrar una explicación, una justificación que le ayude a comprender lo que está viviendo. 
Así, se lanzan con desesperación a la búsqueda de las señales, de los elementos justificativos, de las razones, de los motivos  que llevan al agresor  a actuar como lo hace y dar así una respuesta, una solución coherente y racional al conflicto.
Pero cuando parece que ha encontrado la solución,  sin saber ni como, otra vez un retroceso, otra vez en el punto de partida de esta sinrazón, de este desatino, de esta locura, porque para un maltratador nunca la respuesta es la adecuada, nunca es suficiente y jamás la solución aportada por la víctima da resultado.
Este estado de lo absurdo, esta confusión, esta especie de tira y afloja, este sí pero no, este amor/odio, este sinsentido, este triunfo de lo irracional, esta especie de locura,  se acaba convirtiendo en un mecanismo diabólico,  en un juego perverso, en una estrategia peligrosísima, donde lo único que prevalece, lo único que crece cada día, lo único que se refuerza es el dominio, el control, el poder del maltratador el cual sale, naturalmente, fortalecido.  
Él es quien ha elaborado previamente las reglas del juego, por eso él siempre gana. Mientras tanto, la víctima, agotada, se va consumiendo un poco más cada día porque ve, desesperanzada como sus esfuerzos nunca dan resultado. Desorientada, perdida, sola, se va hundiendo y enredando en una tela de araña de la cual, intentar salir, le puede costar la vida.
Esta situación se da en la práctica totalidad de los casos y se puede mantener durante años. 
Naturalmente la búsqueda de comprensión, de entendimiento, de acercamiento de posiciones  no da resultado precisamente porque se trata  de eso, de mantener abierta una zona de conflicto que justifique sus reacciones violentas. Y se trata además, de confundir a la víctima, de que esta no entienda nada y agote y destruya su tiempo y toda su energía en la búsqueda de esa solución que queda perdida en el laberinto de un juego incomprensible, peligroso y perverso. 

jueves, diciembre 22, 2016

LO QUE SÍ DEBEMOS HACER ANTE UNA MUJER VÍCTIMA DE VIOLENCIA DE GÉNERO

  • Creer lo que nos  relata sin cuestionarlo 
  • Animarla  a hablar sobre la situación de maltrato, sin presionarla ni forzarla 
  •  Respetar la confidencialidad de los hechos
  •   Escucharla con atención sin entrar en juicios de valor
  • Transmitirle que sus reacciones en esas circunstancias son normales, que tiene derecho a sentirse como se siente
  •  Hacerle saber  que no está sola y que otras mujeres están pasando por situaciones similares a la suya y que el maltrato tiene salida
  • Transmitirle el mensaje de que lo ocurrido no es culpa suya, que ella no es responsable del maltrato
  • No mostrar un interés excesivo y recurrente en aspectos muy íntimos de la agresión  
  • Indicarle  expresamente que no pretenda cambiar el comportamiento del agresor
  • Hacerle saber que ni las disculpas ni las promesas del maltratador van a mitigar o hacer desaparecer la violencia. 
  • Dejarle el tiempo que necesite para tomar sus propias decisiones. Dejar que ella marque los tiempos y manifieste expresamente qué quiere hacer. Al mismo tiempo recordarle que puede estar en una situación de riesgo
  • No retirarle el apoyo por la tardanza en la toma de decisiones, ya que puede no estar preparada para hacer cambios fundamentales en su vida
  • Proporcionarle y/o ayudarle a buscar  los recursos necesarios para su protección y recuperación, dependiendo de cada caso 



miércoles, diciembre 21, 2016

LO QUE NO DEBEMOS HACER ANTE UNA MUJER VÍCTIMA DE VIOLENCIA DE GÉNERO

  •  Juzgarla conforme a nuestro particular criterio por muy razonable que sea
  • Decirle lo que debe hacer o cuando debe o no abandonar al agresor
  • Tomar decisiones sin el consentimiento y/o autorización previos de la víctima 
  • No respetar las decisiones que ella tome excepto si observa una situación de riesgo inminente
  • Caer en el error de reforzar la conducta de regreso a la situación de peligro
  • Ofrecer a la víctima una falsa seguridad
  • Minimizar el problema y el riesgo
  •  Precipitar la toma de medidas de urgencia. Esto puede provocar rechazo en la víctima y un abandono de la iniciativa de pedir ayuda
  • Realizar  conductas de venganza en nombre de la víctima, o inducir a ello. Las consecuencias del comportamiento del agresor serán dictadas exclusivamente por la Justicia.
  •  Mostrar una actitud de excesivo interés por los detalles de la agresión que la víctima no quiera comentar en ese momento
  • Utilizar  el consuelo y/o  consejos gratuitos de forma inadecuada con el objetivo de tranquilizar a la víctima
  • Abrumar  a la víctima con excesiva información 


domingo, diciembre 18, 2016

LA VIOLENCIA DE GÉNERO. REGLAS A TENER EN CUENTA

IGUALDAD
La igualdad no es solo una palabra de moda.  La igualdad es un derecho. Por tanto, debe ser  una actitud ante la vida en general y en la pareja en particular.
Recuerda siempre que una cosa es que hombres y mujeres sean por naturaleza, diferentes y otra muy distinta que sean socialmente desiguales. 
En la relación de pareja hay que buscar  siempre,  el equilibrio.

AUTOESTIMA
Cultiva y trabaja tu autoestima personal como un valor fundamental que siempre ha de acompañarte. Una autoestima óptima y un saludable autoconcepto, serán sin lugar a dudas,  las mejores armas contra la violencia machista.

NO AL MACHISMO
El machismo es la semilla donde germinan los malos tratos a las mujeres. Hay manifestaciones machistas muy claras y manifiestas y hay otras soterradas, camufladas, disimuladas….son los llamados micromachismos.  A lo largo de tu vida te vas a encontrar con los dos. Identifícalos y recházalos siempre, vengan de donde vengan. 

NO A LA VIOLENCIA
La violencia es despreciable en cualquier situación, en cualquier caso, en cualquiera de sus manifestaciones, pero recuerda que la violencia hacia la mujer tiene características específicas, diferentes del resto de las violencias, que tienes el deber como mujer y como persona de conocer para identificarla y prevenirla y/o combatirla.

NO A LA CULPA 
La culpa es un sentimiento muy negativo y destructor. No permitas jamás que nadie te haga sentir culpable por nada. Recuerda que toda culpa espera un castigo, por eso, es uno de los sentimientos más potenciados por el maltratador.

VIVIR EN UN MUNDO REAL 
Vive y acepta con dignidad el mundo real en el que vives y considera un deber trabajar por mejorarlo y nunca olvides que las princesas y los príncipes solo habitan en los cuentos.
Que los sueños no nublen nunca tu capacidad de razonamiento.

PEDIR AYUDA 
Es la séptima regla. Si a pesar de todo lo anterior, te ves atrapada en esa especie de tela de araña del maltrato, de la que no puedes escapar sola, pide ayuda.  Hay situaciones muy complejas donde una mujer puede sentirse perdida, confundida, paralizada.
Busca ayuda, porque la salida siempre es posible. Solo hay que buscar la más adecuada a tu situación. 
Recuerda que el punto y final lo tienes que marcar tú. 




ENTRADAS MAS POPULARES EN LA ÚLTIMA SEMANA

ARCHIVO CRONOLÓGICO DEL BLOG