martes, agosto 02, 2016

DEJAR AL MALTRATADOR

A Rocío y a todas las mujeres que un día deciden alejarse del maltratador
DEJAR AL MALTRATADOR (I)

He sabido que, finalmente, has decidido alejarte de esa hiena salvaje que es tu maltratador
Te felicito por ello. Te felicito de todo corazón. 
Sabes? Eres muy valiente.
Sé que no es fácil. O mejor dicho, se lo difícil que es. 
Pero ya lo has hecho y eso te engrandece como persona y como mujer. 
Porque es como decidir apartarte de una vorágine de destrucción,  alejarte del mal y de lo que huele a podrido; de todas las miserias y sufrimientos inútiles. 
Es como decidir alejarte de tu propia muerte, es optar por la vida.

Sigue adelante, con firmeza, sin mirar atrás, aunque te duela y creas que se te rompe el alma en cada paso. 
Adelante, aunque tengas que renunciar a tus sueños. 
Adelante aunque ello tambien suponga perder algo. 
Adelante, pensando que este duro proceso que se abre ante ti es necesario. 
Piensa que muchas mujeres lo viven cada día y que somos muchas quienes te entendemos y te creemos sin  necesidad de entrar en explicaciones.
Aunque te duela, reconoce que te has equivocado; que el camino correcto es para el otro lado. 
Pero sabes una cosa? no es malo equivocarse. Es muchísimo peor, muchísimo más grave perseverar en el error y mantenerse en el engaño.
Es un paso importante el que has dado, el más importante de todos los pasos. 
También el más peligroso.
Por eso es necesario tomar medidas de protección aunque te parezcan exageradas.
Ahora se abre una etapa muy peligrosa: Su reacción. 
El bicho, como tu lo llamas, no va a soportar que seas tu quien tome la decisión, quien de el paso, quien decida sobre el futuro de los dos. 
Su respuesta puede ser fulminante.
Pero a ti no te asusta nada, verdad? , porque eres una mujer muy fuerte.
Y porque lo conoces. Lo conoces como nadie.

Primero lo intentará por las buenas, 
al no conseguirlo, lo hará por las malas, sin reparar en formas.
Pero no minimices nunca tu riesgo. 
La mente retorcida y perversa de un maltratador es capaz de recurrir a los más sofisticados recursos con tal de dañar.

Una vez,
escribí en este blog acerca de el contacto cero.
Es fundamental el contacto cero en estas circunstancias en que te encuentras: Cortar todos los vínculos,
directos e indirectos y evitar que te lleguen sus mensajes destructores,
su perversa influencia 
que siembre la duda en ti,
que interfiera en tu proyecto, o peor aún, 
que te haga retroceder.

Es un maltratador por tanto, lo que no ha conseguido engañándote, lo va a pretender conseguir por la fuerza.
No te veas a solas con él, bajo ningún concepto
La situación no es como tu sientas, 
ni como corresponde a la lógica o la realidad, 
sino como el la percibe. 
Lo que él percibe es con lo que te vas a enfrentar. 
Y él percibe tu separación como una catástrofe emocional. 
Y no te lo perdona, no te perdonará nunca lo que le has hecho. 
Es como si le hubieras arrebatado de golpe todos sus derechos, todos sus privilegios. 
Y ahora le toca convertirse  en víctima y como tal actúa. 

Mientras tanto, tú creerás que su imagen asoma por todas las puertas, por todas las esquinas.
Creerás verlo en cualquier sitio. 
Escucharás su voz aún sin estar presente. 
Los sueños de ayer, serán las pesadillas de hoy.
Porque su voz quedó grabada a fuego en tu mente, a base de tanto repetir siempre lo mismo, como una martilleante tortura. 
Y en algún momento pensarás que realmente estas tan loca como él decía. 
Y desearás su muerte.
Y te culparás y te sentirás mal por desearle la muerte.
Porque te enseñaron que la muerte no se le desea a nadie. 
Pero es que nadie sabe hasta donde llega la mente perversa del maltratador. 

Y es necesario que te desprendas de la culpa, 
de soltar la vergüenza.  
De reconocer sin complejos que te has equivocado. 
Que el miedo  no te paralice.
Mantente firme en tu idea, por más que te duela. 
Si deseas llorar, llora, si gritar, grita, si maldecir al mundo, hazlo, que tanto sufrimiento acumulado ha de salir al exterior por alguna parte.
Pero ni un paso atrás, porque ahora SÍ estás en la senda adecuada. 



DEJAR AL MALTRATADOR (II)

Vendrán sus promesas de cambio, 
sus juramentos, sus lágrimas y su arrepentimiento,  
su amor sin límites. 
Falso, todo falso. Mentira, todo mentira. 
Si hay algún cambio siempre será transitorio, 
porque en el fondo,  
siempre irá a más y a peor. 
Ya ha quedado suficientemente demostrado 
que los maltratadores no cambian. 
Porque no tiene soporte emocional para sostener su frustración, para sostener su propia existencia. 
Su vida es una mentira, una farsa y tu acabas de arrancarle la careta. 
No creas nada. 
Ya has podido comprobar infinidad de veces que miente como nadie. 
Y la extraordinaria habilidad que tiene para manipular las palabras y los hechos. 
Buscará la manera de herirte, 
sin reparar en medios ni en formas.
Usará todos los recursos personales y materiales que encuentre a su paso para destuirte. 
Te buscará, te perseguirá con rabia y odio, sin descanso. 
Te acechará como un lobo hambriento por las esquinas. 
Porque vive tu abandono como una traición. 
Y te culpará por ello. Y te culpará por todo. Como siempre. 
Pero ahora con más rabia, con más odio. 

Todos, absolutamente todos los maltratadores llaman a sus víctimas putas y locas. Preparate para oirlo. 
Porque tú no vas a ser la excepción. 
Te adjudicará amantes masculinos o femeninas, da igual porque lo que busca es herir.   
Se alimentará de tu miedo, de tu debilidad, de tu pena y tu vergüenza. No le des esa satisfacción.
El sabe que sin ti, va a deambular por la vida cargado de odio, de rencor, de resentimiento hacia  ti, hacia el mundo y hacia sí mismo. 
Y te busca para descargarlo todo contra ti
 y liberarse del peso de su propia carga que no soporta. 
Es un canalla, un traidor sin escrúpulos. 
Perverso y obsesivo.
Y cuando mas tranquilas estés, 
cuando menos lo esperes, 
cuando has creído que todo había terminado, que por fin te habías desprendido de él 
aparecerá nuevamente con fuerzas renovadas. 
Como si no hubiera pasado el tiempo. 
Como la hiena salvaje que es. 
Sin piedad, sin miramientos…. 
Caiga quien caiga.
Tratará de colarse de nuevo en tu vida por cualquier fisura que encuentre abierta. 
Aprovechará cualquier descuido.  
Tendrás la sensación 
de que está pegado a tu vida como una lapa de forma inseparable. 
En cierto modo es así aunque tú no quieras.
Es un machista violento, un maltratador, con sed de dominio, 
con ansia de poder que solo es capaz de obtenerlo robándoselo a otro. 
Controlador incansable. 
Miserable y ególatra. 
Ladrón de autoestima, de energía, de alegrías. 
Chupasangre, vampiro de emociones. 
Es un robavidas.
Pero no está loco. 
Los locos no seleccionan a sus víctimas, ni planifican al detalle, 
ni traman estrategias y argucias 
para sorprender a veces con precisión milimétrica.
No es un enfermo, aunque su comportamiento sea enfermizo. 
Le ocurre que necesita sentirse poderoso 
y cuando no tiene esa superioridad, la provoca. 
Todo de forma natural, porque actúa por convicción. 

Por eso, solo merece el lugar que le corresponde a los maltratadores.
No escuches sus palabras ni los mensajes que, 
de una forma u otra,  tratará de hacerte llegar, 
recurriendo para ello a quien haga falta, utilizando a quien haga falta. 
Porque sus mensajes están envenenados, 
son ruinosos, como todo lo que viene de él. 
Otras veces sus mensajes no tendrán otra intención que la de “darte que pensar” 
o como vulgarmente se dice, 
“comerte la cabeza”. 
No le des más valor que lo que es: un simple maltratador, una escoria humana que sobrevive a costa de otros.
Así seguirá siempre, 
hasta que se consuma  y se hunda dentro de su propia miseria, 
dentro de su propia mierda, víctima de sí mismo.



DEJAR AL MALTRATADOR (y III)

Un día creíste que era el príncipe azul que siempre soñastes, y que además, era inteligente. 
Un día te sentiste como una reina adorada y amada.
Un día creíste que te quería con locura porque te prometió un futuro a su lado brillante y feliz.
Hoy sabes que todo fue una fascinación, un espejismo.


Porque en realidad no pasa de ser un controlador, manipulador, falso y mediocre, un vulgar y despreciable machista violento. Embaucador y embustero, traidor. 
Y has descubierto que no te queda ni una sola razón para permanecer a su lado.
Porque has despertado, 
y has comprobado que el amor es otra cosa; 
que tú tampoco estabas enamorada….. 
Estabas anestesiada y llena de miedo.

Ahora tienes que dirigir todo tu esfuerzo a vivir, 
a recuperar la autoestima que te robó,
a sanarte, 
porque estás rota.
A volver a ser la persona que fuiste antes de que irrumpiera en tu vida 
como un huracán devastador. 
Verás como lo consigues
y te vas haciendo más grande, como mujer y como persona. 
Es muy bello ir superando etapas. 
Te sentirás tan bien como se sienten las personas vencedoras, 
las personas libres, las que han dejado atrás el lastre de una pesada carga.
Con toda la satisfacción de saberte  una superviviente.

A pesar de todo, 
llegarán días difíciles. 
Sentirás necesidad de arrancarlo de tu cabeza, de tu vida.  
Ahora mismo es imposible, 
pero te aseguro que llegará un día en que no será más que un mal recuerdo.
Tendrás dudas e inseguridades y retrocesos. 
En algún momento creerás morir. 
Te dominará la soledad y la pena. 
Y pasará mucho tiempo sin que seas capaz de encontrar respuestas que te convenzan. 
Sentirás que te duele el alma. 
Sentirás necesidad de reprocharle a la vida lo que te tenía reservado. 
Parecerá que la cabeza te va a saltar en pedazos. 
Vendrás muchos porqués? 
Pero no es momentos de buscar respuestas. 
Las respuestas llegarán solas, poco a poco.
Ahora es el momento de recuperarte, 
de quererte mucho, de quererte por encima de todas las cosas, 
de ser generosa e indulgente contigo misma 
porque lo que hoy ves como una derrota, 
como un fracaso, 
lo vivirás mañana como la mejor batalla de tu vida.

Cuando lo necesites, pide ayuda. 
Porque es una carga muy pesada para una mujer rota. 
Busca la ayuda de tus seres queridos,
de aquellas personas que te quieran sin condiciones, sin preguntas. 
Porque aunque siempre fuiste fuerte, ahora lo necesitas. 
Porque necesitas reconstruirte, repararte, unir todos los trozos de tu vida 
que han quedado dispersos como un jarrón de porcelana estrellado contra la pared.
Quiérete mucho, quiérete hasta la exageración. 
No te juzgues y mucho menos te condenes. Ya te condenó la vida al ponerte a este monstruo en tu camino.

Pasará el tiempo y un día verás que llega el sol a tu vida  

y las cosas van adquiriendo otro tono, que la vida va tomando color. 
Nunca olvides que con tus pasos, estás marcando tu historia personal y la historia de muchas mujeres. 
Y gasta todo tu esfuerzo en vivir, en vivir dignamente. Sin sometimiento, sin controles, sin cadenas, sin grilletes.
Llegará un día en que te felicitarás por ello, en que te sentirás muy orgullosa por lo que acabas de hacer. 
Y llegarán más días en que muchas mujeres te felicitarán por ello. 
En realidad, la sociedad te felicitará por ello.
¡¡¡VIVE!!! 
Un abrazo muy fuerte, Rocío. 

ENTRADAS MAS POPULARES EN LA ÚLTIMA SEMANA

ARCHIVO CRONOLÓGICO DEL BLOG