QUÉ HACER SI ERES UNA MUJER MALTRATADA

En situaciones de malos tratos, la solución pasa, en todos los casos, por CORTAR RADICALMENTE la relación con el agresor. No obstante, sabemos que eso no solo no es fácil, sino que puede convertirse una tarea muy compleja. Es por lo que se recomienda seguir una serie de pautas hasta encontrar la salida más adecuada y recomendable en cada caso.
  • Jamás comentes con el agresor tu deseo/voluntad de separte de él. El no debe saber que tratas de abandonarle. 
  • Procura evitar el enfrentamiento directo y/o a solas con el agresor. Nunca infravalores el riesgo. 
  • Solicita información y ayuda en el Centro de la mujer, Centro de Servicios Sociales o trabajador/a social más próximo a tu domicilio. No te precipites. Trata de mantener la calma e infórmate con detalle antes de dar ningún paso. 
  • En caso de haber lesiones físicas, o cuadros de ansiedad, dirígete al consultorio médico, centro de salud o al servicio de Urgencia de los hospitales. Solicita copia del informe médico o del parte de asistencia. Te será de mucha utilidad en caso de tener que denunciar.
  • Si has sufrido agresión sexual, has de solicitar, además, revisión específica por si existiese riesgo de embarazo y/o enfermedad de transmisión sexual y pide asesoramiento al respecto.
  • Si procede, denuncia los hechos en el cuartel de la Guardia Civil, Policía local, Comisaría de Policía o Juzgado de guardia. Facilita todos los datos posibles sobre las circunstancias en las que se produjo la agresión, sin ocultar ni omitir detalles. Haz constar si has sufrido antes malos tratos. 
  • No ocultes tu miedo. Solicita protección y el alejamiento del agresor en el juzgado correspondiente (Orden de Protección).
  • Si permaneces en casa, toma las medidas de seguridad necesarias, procediendo al cambio de cerradura, cambio de número de teléfono, y todo lo que sea menester para la cortar el vínculo.
  • Y si acudes a casa de familiares, amigos, o a algún centro de acogida, no facilites direcciones, no facilites datos, no des ninguna pista que pueda facilitar al agresor tu localización.
  • Al salir de casa procura llevar contigo: libro de familia, DNI, pasaporte, cartilla y tarjetas de asistencia sanitaria, tu nómina y la de la persona con la que convivas, declaración de la renta, documentación bancaria y tarjetas de crédito, dinero, llaves, informes médicos, ropa, medicamentos, libros de escolaridad tuyos y/o de tus hijos e hijas, agenda de direcciones, permiso de trabajo (en caso de no tener nacionalidad española), escrituras de propiedad, permiso de conducir...
  • No confíes nunca en el arrepentimiento de un agresor,  ni atiendas los intentos de reconciliación tras el arrepentimiento; no creas cuando jure o prometa cambios. El arrepentimiento y los intentos de reconciliación forman parte del ciclo de la violencia del mismo modo que la agresión.  Así es la cadena del maltrato. 

ENTRADAS MAS POPULARES EN LA ÚLTIMA SEMANA

ARCHIVO CRONOLÓGICO