jueves, junio 08, 2017

LA VIOLENCIA DE GÉNERO: UNA VIOLENCIA EXTENDIDA

Una de las características (otra) de la violencia de género y de la que se habla muy poco es que se trata de una violencia extendida.
Esto quiere decir que la mujer,  la que está en el punto de mira del agresor, puede ser el objetivo principal, pero no es la única víctima sino que en su entorno hay una serie de personas, hijos, padres, hermanos, amigos, vecinos, compañeros, nuevas parejas y hasta mascotas que de una u otra manera, pueden, en mayor o menor medida, ser objeto de la violencia del agresor y receptores directos de esa expansión. 
Y este efecto amplificador, esta onda expansiva de la violencia machista, se da en la práctica totalidad de los casos aunque, por la propia naturaleza de esta violencia, no siempre es visible ante la sociedad en general, no siempre se reconoce. 
Y esto es así porque todas estas, llamémosle víctimas colaterales, adicionales, secundarias, el agresor no las ve como personas, sino como elementos cosificados, circunstancias a su disposición que utiliza según su necesidad, según su conveniencia para generar más sufrimiento, más dolor, para endurecer y reforzar el maltrato.
La ausencia absoluta de empatía del agresor, la frialdad calculada, la falta de escrúpulo, los complejos y traumas, su enorme vacío interior, así como una maligna creatividad, sucia y diabólica, conforman una estrategia tal que hace que, de una u otra manera, corra peligro la estabilidad y a veces la vida de toda persona que rodea a la víctima principal.  

ENTRADAS MAS POPULARES EN LA ÚLTIMA SEMANA

ARCHIVO CRONOLÓGICO