sábado, noviembre 14, 2015

NO ERES DÉBIL... ERES MAS FUERTE DE LO QUE CREES, por Ana

Para todas aquellas mujeres que les cuesta reconocer que su dolor y sufrimiento importan. Si hay maltrato, hay que reconocerlo, hablar de ello y NUNCA menospreciarlo.

"Para decir “NI UNA MENOS” hay que dejar de criar princesas indefensas y machitos violentos"


Esta era la frase en una imagen que publicaba una de mis mejores amigas en Facebook. No terminaba de leerla cuando las lágrimas me invadieron y la rabia me recorría el cuerpo. No entendía que me pasaba ni que podía haber causado aquel revuelo emocional en mí. Y me acordé de un libro que estaba leyendo esa misma semana, así que me dije: - Ana, acuérdate de lo que has leído, tienes que relajarte y ahondar en esos sentimientos, analiza por qué te sientes así, no te juzgues, solo respira profundo y ten la curiosidad de descubrirte. Dejé de llorar, pero la rabia no se iba, y pronto me di cuenta que cuando leí la palabra “princesas” en ese momento, él había ganado.
Por unos minutos y después de 9 meses desde que me separé de mi ex-marido, él había ganado. Ésta vez, en mi mente.
Había recordado las veces que me veía llorar y me reprobaba  que era una princesita malcriada que no era lo suficientemente fuerte para soportar sus críticas. Críticas continuas, por no decir diarias. Frases como eres una estrecha y si te duele es porque no haces nada para arreglarlo; me importan una mierda tus sentimientos; aprende a cocinar porque no voy a comer mierda; si no quieres ... yo ya buscaré soluciones; tienes un bizcocho en la cabeza en vez de cerebro, no me respetas, no me quieres, no confío en ti, tu familia no me quiere ni te quiere a ti, sólo quieren tu dinero, yo me merezco más dinero por haber estado contigo… todo esto aderezado con gritos, golpes a las puertas, a la mesa y a cualquier cosa que tuviera cerca.

Leer la palabra princesita otra vez, activo emociones en mí que creía haber superado, y es que pensamos que el abuso psicológico acaba una vez que nos separamos del agresor, pero no es así, nos ha destruido tanto que nos toma mucho tiempo reconstruirnos y volvernos a sentir completas de nuevo.

Yo sufrí abuso psicológico y emocional, y muchas veces sentí, como muchas mujeres maltratadas, que mi vida no tenía sentido, que no era nadie, ¿porque él decía que me quería si yo no era nadie?, no tenía sentido seguir siendo yo, yo era tonta, torpe, estrecha e ingenua. No era ninguna de esas mujeres que muchas veces él veía en Facebook, donde se pasaba horas mirando perfiles de mujeres que por lo menos lucían mucho más sensuales que yo, tampoco era todas esas estrellas porno que una vez anotó en una libreta, en plan Playlist. Yo tampoco era feliz, a lo cual el respondía:  pero yo sí…

Aquellos que culpan a las mujeres de la violencia machista, llamándolas princesitas indefensas no conocen realmente el daño que pueden estar haciendo, yo no me considero una princesa y ni mucho menos indefensa, hoy no me considero una víctima y aunque lo fui, hoy sé que he salido de situaciones que creí no tener fuerzas para salir.

Tampoco es justo que otras personas piensen que por protestar contra la violencia machista dejamos a un lado a los niños, los animales y hasta los hombres que sufren abusos por parte de sus parejas. No es así.

Yo sólo quiero que imaginen que por un momento pudieran ponerse en frente de todas aquellas mujeres que han muerto a manos de sus parejas, ¿De verdad las llamarían princesas indefensas? O les dirían, espera, además de tu cadáver, es que están los de los niños,  los de los hombres y los de los animales, así que no esperes, que por un día tu puedas ser especial; ya sé que nunca lo fuiste en los ojos de tu asesino, pero no esperes que nosotros te recordemos como única, como mujer valiente que fuiste
De verdad no le haríamos un hueco en nuestras vidas para hacerlas sentir una prioridad en nuestras vidas, aunque sea por un momento?

No, no estoy en contra de reivindicarme a favor de los niños, hice un curso para poder ayudar a niños en riesgo de exclusión social, tampoco en contra de luchar a favor de los derechos animales, soy vegana desde hace 5 años y desde ocho no como carne. Tampoco estoy en contra de la violencia contra los hombres, creo que aunque no es tan común, existe y es importante hablar de ello.

Con lo que NO estoy de acuerdo es con no darle el valor y la importancia que tiene nuestro papel en la violencia contra la mujer, y creo firmemente que luchar por ello, hacerlo visible y darle la importancia que se merece, no excluye a nadie, y posiblemente, en un futuro, cuando la igualdad y el respeto mutuo reine en esta sociedad, nos demos cuenta de que la mujer y su valía era es eslabón que faltaba para poder vivir realmente en paz. 
***
Si eres mujer y estás viviendo una situación de maltrato físico o emocional, busca ayuda, llama al 016 y sobre todo, nunca dudes que tu dolor es válido, que tu dolor sí importa, que eres fuerte y que tu vida vale. Mereces ser feliz, por encima de cualquier cosa.                                                                                    
Ana



ENTRADAS MAS POPULARES EN LA ÚLTIMA SEMANA

ARCHIVO CRONOLÓGICO