miércoles, febrero 19, 2014

A PROPÓSITO DE MALOS TRATOS

ESCUCHA MUJER...
♦ No te culpes: sólo él es el responsable de sus actos. La víctima eres tú.
♦ No te golpea por ser alta o baja, gorda o flaca, necia o inteligente, licenciada o analfabeta. Te golpea por ser mujer. La ruptura con tus redes sociales, especialmente familiares y amigos, facilita al violento su actuación.
♦ Tu autoestima es tu mejor arma, aférrate a ella y no permitas que te la arrebate.
♦ Lo que te está pasando le sucede a muchas mujeres en nuestro país y en el resto del mundo. Ocurre en todos los grupos sociales, sin distinción de edad, clase social, religión o raza.
Los maltratadores no sólo provienen de sectores marginales. Pueden ser abogados, periodistas, policías, médicos, jueces, políticos, funcionarios, militares, hombres que tienen fuertemente interiorizados los valores tradicionales de la superioridad masculina, y utilizan la violencia contra la mujer como un comportamiento eficaz para dominar e infundir temor.
♦ La violencia es un intento desesperado por recuperar la supremacía perdida en el único ámbito donde puede ejercer el poder con impunidad.
El maltratador está convencido de que le perteneces en exclusividad y, en consecuencia, puede jugar contigo caprichosamente y con total impunidad.
♦ Tú no eres ni un apéndice ni un complemento de nadie. Eres un ser por ti misma. El fin no justifica los medios, por tanto, no todo vale en nombre del amor.
♦ El maltratador tratará de “educarte” y “corregirte” para que cumplas el papel que él te asigna. Tiene una concepción rígida, estereotipada y sexista de la masculinidad y la feminidad.
♦ El agresor justifica su conducta violenta, limitadora de derechos y libertades atribuyéndola a cualquier causa que te vincule a ti con la culpa. Por momentos sorprende por su agresividad y en otras ocasiones por sus conductas infantiles.
♦ Tú no eres la causa de su descontrol. Si te culpa a ti de la situación es porque así elude su responsabilidad en los hechos.
♦ El maltrato psicológico precede siempre a cualquier otro tipo maltrato. Sólo esto explica que las mujeres puedan soportar las agresiones repetidamente.
♦ El agresor es una persona normal que decide recurrir a la agresión para obtener el objetivo pretendido. Su conducta no es algo que escape a su control, sino un acto deliberado y premeditado.
♦ Por mucho que aparente, en realidad no es más que un abusador, un manipulador embustero, mediocre y dependiente, un pobre inseguro que tiene miedo de ser abandonado y necesita controlar y someterte para sentirse seguro y reafirmar así su hombría.
♦ Convivir con él es vivir pendiente de sus ataques inesperados de ira y de un comportamiento que no podrás controlar nunca. Debes saber que todos tus intentos por encauzar la situación serán inútiles.

ENTRADAS MAS POPULARES EN LA ÚLTIMA SEMANA

ARCHIVO CRONOLÓGICO