martes, octubre 23, 2012

POR FIN LO HE CONSEGUIDO

Se llama Eva B.M. tiene 24 años y ha querido enviarnos el testimonio de su experiencia. 
Transcribo literalmente su mensaje:


Mi historia empezó de forma preciosa. Parecía estar viviendo un cuento de hadas. 
Quedábamos todas las tardes como amigos. Nos pasábamos horas hablando...

Hasta que un día decidimos intentarlo. Maldito día. Ojalá lo hubiera pensado antes...

El principio todo era perfecto, me colmaba a besos, me decía que era la mujer de su vida y que jamás iba a separarse de mi,.. que iba a ser su princesa y que jamás dejaría que nadie me hiciera nada.

 Falsas palabras, Un encantador de serpientes.
Decidimos ir a vivir juntos, ya que todo era tan bonito y me llevaba genial con su hijo. 

Pero poco a poco vino el resto. Me  di cuenta que bebía a todas horas, Perdió su trabajo, según él, reducción de personal, cosa que ahora no tengo tan clara. 

Las cosas no iban bien, pero estaba enamorada y aguantaba sus constantes humillaciones, como ir por la calle y caérsele la baba con el primer culo que veía. Tener que humillarme para conseguir una muestra de afecto. Sentir como a diario me decía que ya no sabía si me quería o no porque yo no sabia ni fregar un plato, etc… 
Me pasaba el día trabajando y cuando llegaba tenia que ocuparme de la casa y de su hijo. 

Todo iba empeorando a medida que pasaba el tiempo.  Llegó a decirme que antes de acostarse conmigo, se volvería gay...Cualquier cosa con tal de humillar.

Hasta que pasó la primera vez. Se casaron unos amigos suyos y fuimos a la boda. Como no!!! él bebió más de la cuenta,  para no perder la costumbre. Cuando le quite las llaves del coche me golpeo en la cara y me agarro por el cuello intentándome ahogar... Tuve que darme cuenta ahí que es lo que era este ser, pero seguí con él y paso una segunda y una tercera vez. 

Él llego a decirme que era culpa mía todo, que era yo quien me lo buscaba. Su familia me decía lo mismo.

Hasta que llego la cuarta paliza delante de su hijo, ahí me dio miedo pensé que o salía de ahí o acabaría muerta.
La noche antes de la cuarta paliza, tomé la decisión de que no quería seguir viviendo así.  Una amiga me abrió los ojos mostrándome que había un mundo lleno de vida esperándome fuera de él, algo en lo que yo, ni siquiera había reparado.
Ella me puso frente al espejo y me dijo : Mírate! Eres preciosa y estas llena de heridas y aquí solo vemos las físicas.
Le hice caso, le dije a esa" persona" que se acababa, que recogiera sus cosas y saliera de mi vida.
A la mañana siguiente él hizo como si yo no le hubiera dicho nada, hasta que le dije que recordara lo que le había dicho la noche anterior.
Entonces empezó a insultarme y a golpearme con patadas y puñetazos en el estomago.

Me cogía por el cuello y me lanzaba contra la pared y el suelo. 

Cuando se dio cuenta que su hijo estaba delante,  se marcho, Yo con una crisis nerviosa cogí la llave de mi coche y me encerré en él, no sabia que hacer ni donde ir...

Así que llamé a mi hermano y se lo conté todo... Vino a por mi y esa fue la última vez que me puso la mano encima.

Ese día jure que jamás volvería nadie a humillarme ni maltratarme... 
Espero que mi historia ayude a abrir los ojos a otras mujeres en similar situación.
Eva

ENTRADAS MAS POPULARES EN LA ÚLTIMA SEMANA

ARCHIVO CRONOLÓGICO