sábado, septiembre 29, 2012

LOS CELOS PATOLÓGICOS DEL MALTRATADOR


Los celos son una respuesta emocional compleja y perturbadora, que surge cuando una persona percibe una amenaza hacia algo que considera de su propiedad. Comúnmente se denomina “celos“a la sospecha o inquietud de alguien ante la posibilidad de que la persona amada nos reste atención en favor de otra.
No hay  mujer que habiendo sido maltratada por su pareja,  no haya padecido, -entre otras cosas- los celos patológicos de su maltratador.
En principio y sobre todo porque él lo dice y hasta lo jura, son una muestra del inmenso cariño que le profesa. Pero poco a poco la mujer va comprobando como ese sentimiento se transforma es una especie de círculo espinoso y voraz que se cierne alrededor de ella, haciendo su espacio personal irrespirable.
Esos celos patológicos que padece el maltratador, es resultado de una profunda inseguridad y desconfianza en sí mismo y un profundo miedo a la pérdida.  Pero es mucho mas, porque sus celos están integrados por un triple sentimiento es posesión-control-dominio que practica con ansia vital y una avidez que consiguen tener a la víctima totalmente esclavizada.
Vamos a ver algunas de las situaciones más comunes y repetidas de celos patológicos en un maltratador.
Desconfía continuamente de todo y de todos, siente un gran odio por los compañeros e incluso compañeras de trabajo de su pareja.
Odia y desprecia  a las amigas o amigos de su pareja.
Revisa constantemente los objetos personales de su pareja, móvil, monedero,  libreta de teléfonos, perfiles en las páginas sociales y agendas de trabajo, etc. revisa el coche y si es preciso, el cubo de la basura.
Sus celos se basan en lo imaginario y no en una evidencia real.
Continuamente sospecha que su pareja les está siendo infiel y cuando su pareja duerme se levanta sin hacer ruido con el afán de buscar alguna evidencia que confirme sus sospechas.
Sufren mucho y se pone muy nervioso cuando pierde de vista a su pareja.
No tolera que su pareja no conteste al teléfono en cualquier momento del día. Se imagina a su pareja en la cama haciendo el amor con otro y puede violentarse muchísimo.
Revisa cuidadosamente la ropa y enseres personales de su pareja tratando de encontrar una señal de infidelidad.  
Efectúa preguntas-trampa con intención de sorprenderla en un renuncio.

Los celos nunca son una señal de amor por mucho que el maltratador lo asegure. Siempre hay que desconfiar de quien sienta esos celos injustificados y patológicos.
                                                                             
                                                                                                                VER MAS


ENTRADAS MAS POPULARES EN LA ÚLTIMA SEMANA

ARCHIVO CRONOLÓGICO