miércoles, abril 20, 2011

LA MUJER DURANTE EL FRANQUISMO. DETALLES




La mujer durante la época franquista era un ser considerado menor de edad que pasaba de la tutela del padre a la del esposo. En cuanto a los derechos tanto de hombres como de mujeres, el divorcio no existía: había sido derogado por los vencedores de la Guerra Civil en toda España , tampoco había matrimonio civil. Además, esto se hacía con efecto retroactivo. Todos los matrimonios civiles de la República y todos los divorcios figuraban, sencillamente, como no existentes. Los hijos habidos en esos matrimonios dejaban de ser legítimos y se convertían, por arte de magia, en naturales o de padres desconocidos. Una mujer no podía abrir una cuenta corriente o trabajar sin permiso del marido. Una mujer casada no podía ausentarse del hogar, viajar sola por ejemplo, sin la autorización del marido. 
Oficialmente no existían los malos tratos, porque el papel de la mujer era el de servir al marido, obedecer a todas sus órdenes y no rechistar. Ése era el mensaje que transmitía el régimen. Si un hombre daba un bofetón a su mujer no pasaba nada. Era hasta comprensible. ¡Algo habría hecho! 
La dictadura del sistema franquista se transmitía así jerárquicamente de gobernantes a gobernados y del cabeza de familia a su mujer e hijos. Era una relación de mando y obediencia. La mujer era ama de casa, madre y abnegada esposa. Su cometido principal era el cuidado de los hijos y la atención del hogar. Y este modelo contaba con el apoyo incondicional de la Iglesia católica quien, a través del púlpito y del confesionario, lo fomentaba e insistía en su idoneidad. Se aconsejaba a la sufrida esposa que cuando llegara el marido a casa, la mujer no debía agobiarlo con problemas domésticos o de los hijos, sino atenderlo, ponerle las zapatillas, servirle algo de beber, y tras la cena… estar siempre dispuesta para que el jefe de la familia pudiera satisfacer sus deseos más íntimos. La esposa como “reposo del guerrero”.

CONSEJOS DE LA SECCION FEMENINA (1934-1977. Rama femenina de la Falange española encargada del adoctrinamiento en un papel secundario de la figura de la mujer)

"Si tu marido te pide prácticas sexuales inusuales, sé obediente y no te quejes". "Si él siente la necesidad de dormir, no le presiones o estimules la intimidad". "Si sugiere la unión, accede humildemente, teniendo siempre en cuenta que su satisfacción es más importante que la de una mujer. Cuando alcance el momento culminante, un pequeño gemido por tu parte es suficiente para indicar cualquier goce que hayas podido experimentar".

Pilar Primo de Rivera, hermana de José Antonio, decía estas "lindezas" de la mujer:

"Todos los días deberíamos de dar gracias a Dios por habernos privado a la mayoría de las mujeres del don de la palabra, porque si lo tuviéramos, quién sabe si caeríamos en la vanidad de exhibirlo en las plazas"."Las mujeres nunca descubren nada; les falta el talento creador reservado por Dios para inteligencias varoniles"."La vida de toda mujer, a pesar de cuanto ella quiera simular -o disimular- no es más que un eterno deseo de encontrar a quien someterse".

PERFECTA MUJER NACIONAL-CATÓLICA-COMPLACIENTE: Es un imperdonable error la negación al esposo del débito conyugal. La mujer no debe, bajo ningún pretexto, negar a su marido lo que le pertenece. Muchas mujeres que se lamentan de las infidelidades de sus esposos no quieren darse cuenta de que fueron ellas las culpables de la traición por no haber conocido a tiempo la enorme trascendencia del consejo que antecede. (Dr. Núñez "Antes de que te cases" 1946)

COCINERA: Que las comidas estén dispuestas a tiempo, a la hora que el señor las ha pedido. Puede tener una cita de negocios, una reunión. Si no hay nada preparado a la vuelta, ya se comprende su descontento, su impaciencia. De ahí a las escenas no hay más que un paso que pronto se franquea. Trata de cocinar bien. Los buenos maridos tienen fama de buen apetito. En todo caso, si todas las noches hay charcutería, y cada dos o tres días el mismo menú estereotipado, su humor se resentirá. (Angel del Hogar, "La intimidad conyugal", 1949)

FE: El hombre busca en la mujer precisamente las cualidades que él por su naturaleza no posee. Busca feminidad, dulzura, delicadeza. Mujer-hombre, no la quiere. Para hombre se basta con él. Cuando pedimos café queremos que se nos sirva café puro, sin mistificaciones, es decir, café-café. Esas chicas que con sus modales recuerdan casi un hombre, llamarán tal vez la atención, arrancarán algún piropo a los tontos y a los frescos, pero al chico recto y bien formado eso no le gusta. (Jorge Loring, jesuita, "Para salvarse (ellas)", 1963)

MATERNAL: El organismo de las mujeres está dispuesto al servicio de una matriz; el organismo del hombre se dispone para el servicio de un cerebro. (Federico Arvesu, médico y jesuita, "La virilidad y sus fundamentos sexuales", 1962)

GIMNÁSTICA: Una mujer que tenga que atender a las faenas domésticas con toda reguralidad tiene ocasión de hacer tanta gimnasia como no hará nunca, verdaderamente, si trabajase fuera de su casa. Solamente la limpieza y abrillantado de los pavimentos constituye un ejemplo eficacísimo, y si se piensa en los movimientos que son necesarios para quitar el polvo de los sitios altos, limpiar los cristales, sacudir los trajes, se darán cuenta que se realizan tantos movimientos de cultura física que, aun cuando no tienen como la finalidad la estética del cuerpo, son igualmente eficacísimos precisamente para este fin. (Teresa, "Revista de la Sección Femenina", 1958)

BAILARINA En cierta edad, ya no muy pequeñas, adivinan que su ansia de maternidad (porque toda mujer ha nacido para ser madre) no puede realizarse sino con la cooperación del varón. Por eso sienten la necesidad de relacionarse con el otro sexo. Y ¿dónde mejor que en el baile?. El joven la solicita y ella (la dama) se siente complacida entregándose a él. (Vicente Hernández García, "El baile", 1952)

DIVERTIDA: Los primeros juguetes de las niñas han de ser las muñecas o cosas parecidas, de conformidad con sus fines ulteriores. Por donde se lleve el agua, por allí corre; y el agua es la conciencia de las niñas en sus primeros años; que corra por sus cauces propios y femeninos. (Antonio García Figar, dominico, "Por una mujer mejor", 1952)

SUMISA: La mujer es la que tiene que llevar la iniciativa en esta táctica del ceder. Constitucionalmente presenta menos dificultad física y psicológicamente de ordinario. Dios la ha dotado de una inmensa capacidad de aguante. Después, el hombre, conseguida esa victoria o pseudovictoria inicial, más fácilmente cede y aún se da por derrotado. La discreta dulzura fe puede completar brillantemente la victoria, pero sin la humillación del hombre. (Padre David Mesengues y Murcia, "Matrimonio", 1954)

CORRECTA: La actitud íntima de la especie humana es la posición horizontal, es decir, aquélla en la que el hombre se sitúa delicadamente sobre la mujer (...). La posición vertical, o sea, de pie, no puede ser más peligrosa, pues expone al hombre a graves accidentes, por ejemplo, a la parálisis de las piernas. Y cuando la mujer ocupa el sitio de su marido, el acto conyugal no se cumple como debiera. (M. Iglesias, "Problemas Conyugales", 1954)

DISCRETA: Si por casualidad vuestro marido sale alguna vez y, por casualidad, está a punto de cerrar la puerta sin deciros adónde se va, no os creáis autorizadas a exigirle que os diga lo que va a hacer. (Doctor Carnot, "El libro del Joven",1965)

LISTA: No haga la mujer gala de sus conocimientos si es que posee una formación intelectual mejor que la del esposo. Al hombre le gusta sentirse siempre superior a la mujer que ha elegido como compañera. (Matilde Ruiz García, "La Mujer y su Hogar", 1957)

http://www.nodo50.org/tortuga/La-mujer-en-el-franquismo



                                                                                                                      VER MAS

ENTRADAS MAS POPULARES EN LA ÚLTIMA SEMANA

ARCHIVO CRONOLÓGICO