sábado, marzo 12, 2011

MANIFIESTO. 8 DE MARZO, DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER


8 DE MARZO, DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER. 

Para las mujeres que integran la Asociación "MARZAGA", con quienes compartí tantas emociones el pasado día 8.



MANIFIESTO
Soy mujer, una mujer de mi tiempo. Y estoy orgullosa de serlo. Represento, junto con las otras mujeres, la mitad de los seres humanos, la mitad de las personas que habitan este planeta. Por tanto, tengo, en el porcentaje que me corresponde, la responsabilidad de velar por el bienestar y el reconocimiento del colectivo femenino porque ello forma parte de la justicia social.
Quiero, en primer lugar, dejar constancia de mi agradecimiento a todas aquellas mujeres que, desde un ilustre sillón o desde un humilde anonimato, han trabajado, han luchado para que hoy todas podamos disfrutar de este presente de progreso, de libertad y de igualdad.
No obstante lo anterior, aún quedan muchos caminos que recorrer. Por ello, asumo el reto de colaborar en la medida de mis posibilidades a la consecución de una sociedad más igualitaria, más justa y mejor. Ese es mi deber para conmigo misma y mi compromiso para con el resto de las mujeres.
Reconozco, aprecio, admiro y respeto la figura del hombre en nuestra sociedad, como esa mitad de la población que representa. Admito la diferencia que nos separa, aspecto este que ni envidio, ni trato de imitar y/o superar, en ningún caso. Y acepto con respeto las diferencias sin que tenga que haber espacios neutros que justifiquen desigualdades.
Las mujeres de nuestros días tenemos a nuestro alcance muchos medios para promocionarnos y desarrollarnos como personas adultas, maduras y responsables, sin necesidad de recurrir a locuras, o extravagancias, ni por supuesto de falsos protagonismos.
Seguiré desarrollando la inquietud por aprender nuevas cosas, por ampliar mis aptitudes naturales y mis cualidades innatas, así como la ilusión por mejorar cada día y ser productiva tanto para mi propio desarrollo personal como para mi familia, engrandeciendo así a la sociedad a la que pertenezco...
Igualmente, me comprometo a seguir luchando por conseguir las metas y los objetivos que me proponga con el fin de potenciar la digna identidad, sin miedo, sin complejos, porque sé que no hay nada más reconfortable que sentirse útil y poder valerse por una misma.
Del mismo modo, me comprometo a salir a la vida y elegir por mí misma el camino a recorrer. Y en aras a obtener una mejor consideración y estima social, que mi actuación se traduzca en dignidad y respeto, para mí y por todas las demás mujeres y ser así valoradas como nos corresponde. Me comprometo a no abandonarme a la monotonía y a la rutina de una vida gris, anodina y mediocre, ni perder las ilusiones que aporten a mi vida entusiasmo y alegría.
Finalmente, prometo ser generosa, salir a la luz, hacerme visible para los demás y las demás, pero especialmente hacerme visible y generosa a mí misma. Reconocer mis errores sin llegar, en ningún caso, a torturarme por ello y siempre con el propósito de mejorar. Pero también, reconocer mis cualidades y mis facultades y saber felicitarme por ello cuando sea menester, sin llegar nunca a la chabacana ostentación ni a la fanfarronería. Reconocerme y respetarme como lo que soy: lo más importante de mi vida.
Prometo también dedicarme más tiempo, para disfrutar de lo que me gusta, a todas aquellas actividades que me proporcionen una nueva dimensión personal y social.
Y cada amanecer, me dedicaré la primera sonrisa del día, mientras que con un cariñoso impulso me diré aquello de ANIMO!!!, mira de frente al mundo con tus gafas de color violeta!!!

Todo lo cual firmo y rubrico, en este día 8 de marzo, fecha en que se conmemora el primer centenario de la celebración del día internacional de la mujer.
C.M.

ENTRADAS MAS POPULARES EN LA ÚLTIMA SEMANA

ARCHIVO CRONOLÓGICO