jueves, noviembre 25, 2010

EL CONTACTO CERO EN LA VIOLENCIA DE GENERO

El contacto cero es un término que puede valer para definir aquella situación en que el contacto con otra persona, en cualquiera de sus formas, es absolutamente nulo, inexistente.
Lo venimos utilizamos desde hace ya algún tiempo, para dar a entender de forma clara y breve que es un método muy efectivo y muy práctico en aquellos casos en que una mujer desea poner fin a la relación tóxica. En esos casos en que a la mujer le cuesta dejar a la pareja, que no sabe como hacerlo, que tiene una fuerte dependencia, que no esté segura, o cree que lo quiere, o que la situación tiene arreglo, etc, ha de pasar, necesariamente por cortar radical e inmediatamente todo trato con él, sin dar ni la más mínima opción, ni posibilidad a ningún tipo de contacto: ni telefónico, ni escrito, ni visual, ni a través de otras personas. Dicho de otro modo, es necesario "borrarlo" de la faz de la tierra, ya que si se deja la más mínima fisura entre ambos, él volverá a “colarse” y ella volverá a darle otra oportunidad que para lo único que vale es para empeorar las cosas y correr riesgos.


El término CONTACTO CERO, ni está establecido, ni reconocido oficialmente por nadie, ni corresponde a ninguna campaña contra la violencia de género, ni es tampoco un proverbio chino. Surgió de forma espontánea en un foro específico de malos tratos. Yo lo alegué, en una de mis respuestas, a una consulta planteada, porque me resultaron dos palabras que encerraban la clave, la solución a este tipo de situaciones y otra compañera de foro consideró la definición muy práctica y comenzó a utilizarlo. A partir de ese momento, todas lo aplicamos.
Posteriormente, se ha ido extendiendo por otros muchos sitios, aunque no siempre en el contexto pretendido.
Es algo que no tiene demasiada importancia, pero quería hacer esta puntualización.



                                                                                               

ENTRADAS MAS POPULARES EN LA ÚLTIMA SEMANA

ARCHIVO CRONOLÓGICO